Fallece el director Curtis Hanson

Curtis Hanson, el director, productor y guionista falleció hace unos días (el 20 de septiembre) en Los Ángeles a los 71 años, por causas naturales.

Nacido en Reno (Nevada) en 1945, Hanson abandonó el instituto para trabajar como periodista de cine, algo que le permitió entrevistar a veteranos ilustres y aprender de ellos los trucos del oficio. Y, como tantos otros directores de su generación, dio sus primeros pasos en el oficio bajo el ala de Roger Corman, dando inicio a una carrera como guionista.

Los primeros trabajos de Hanson como director fueron films como Sweet Kill (1972), The Little Dragons (1979) e Ir a perderlo… y perderse (1983), con Tom Cruise como protagonista de esta comedia adolescente de tintes picantones. 
A partir de Malas influencias (1990), un thriller psicológico y perverso con Rob Lowe y James Spader, el cineasta empezó a recibir atención crítica. Y su carrera despegó del todo con La mano que mece la cuna (1992), el filme que convirtió a la niñera psicópata encarnada por Rebecca De Mornay en un icono del terror noventero.

Después de tal éxito, Curtis Hanson realizó trabajos más arriesgados como los thrillers Río salvaje (1992) y la adaptación de James Elroy, L. A. Confidential (1997), que le proporcionó su único Oscar (como guionista), lanzó a la fama a Russell Crowe y rescató a una desaparecida Kim Basinger.
La peculiar Jóvenes prodigiosos (2000), que resucitó la carrera de Robert Downey Jr., también tuvo su reconocimiento, aunque quizá el trabajo que dio más sorpresas fue 8 millas (2005), una película concebida a mayor gloria del rapero Eminem que acabó resultando un drama social más que digno, y que, además, consiguió que un tema de hip-hop ("Lose Yourself") ganase por primera vez el Oscar a Mejor Canción Original. 

La cinta sobre surf Persiguiendo Mavericks (2012), fue su último trabajo.

Lamentamos la pérdida de alguien tan polifacético.
Comparte :

Publicar un comentario

 
ROCKBUSTERS. 2014