Fallece Garry Marshall, el rey de la comedia romántica

Esta semana nos hemos enterado del fallecimiento de Garry Marshall, debido a un derrame cerebral que sufrió días antes.

Recordado eternamente por ser el director de Pretty Woman (1990), todo el star-system de Hollywood que ha compartido trabajo con él ha lamentado muchísimo su pérdida, acorde a lo que hemos visto estos días en las diferentes redes sociales.

El debut del cineasta neoyorquino, que nos ha abandonado a los 81 años de edad, fue con Los locos del bisturí (1982), una de esas comedias chifladas que surgieron en la estela de Aterriza como puedas.

Garry Marshall dio sus primeros pasos como actor, debutando a los 16 años en el programa televisivo de George Burns y Gracie Allen, dos instituciones de la comedia estadounidense. 
Más adelante, se dedicó a escribir gags y guiones destinados a otras leyendas, como Lucille Ball, Joey Bishop y Dick Van Dyke
Con los años, se convirtió en autor de varios éxitos en la pequeña pantalla, creando las series Mork y Mindy (con Robin Williams), La extraña pareja y Días felices, con un jovencísimo Ron Howard en el reparto.

Su carrera cinematográfica fue medianamente discreta, con filmes que funcionaban bien en taquilla pero no se convertían en grandes éxitos, hasta que, en 1990, le llegó la ocasión de dirigir un guión que había dado muchos bandazos: su título original había sido $ 3.000, y su autor J. F. Lawton lo había concebido como un drama realista sobre una prostituta yonqui y el millonario que alquila sus servicios, pero los mandamases de Touchstone Pictures lo habían remodelado hasta darle forma de comedia romántica, la comedia romántica por excelencia de los 90's y de buena parte de la historia del celuloide.
Obviamente, hablamo de Pretty Woman
Después del éxito del film, que consagró aún más a Richard Gere y catapultó a una desconocida Julia Roberts que llegó con él al estrellato, su siguiente proyecto era algo menos dulce y estaba protagonizado por Al Pacino y Michelle Pfeiffer: Frankie y Johnny que no logró, ni de lejos, el éxito de la película anterior.

A partir de ese momento, el nombre de Garry Marshall quedó asociado a films dulzones como el díptico Princesa por sorpresa / Princesa por sorpresa II, que nos hizo ver por primera a vez a Anne Hathaway
En los últimos años ha tuvo especial fijación con aunar la vena romántica de sus proyectos con los días festivos del calendario, en proyectos corales como Historias de San Valentín (2010), Noche de fin de año (2011) y Feliz día de la madre, estrenada este año.

Quizá la filmografía de este director no sea la más habitual en los gustos de la familia de ROCKBUSTERS, pero nuestro lado más ñoño lamenta enórmemente esta pérdida.
Descanse en paz!!
Comparte :

Publicar un comentario

 
ROCKBUSTERS. 2014